A+ A A-
  • Visitas: 2412

La boda de Carolina y Pedro

Todas las parejas del mundo deberían tener una boda como la de Carolina y Pedro; al aire libre, rodeados de plena naturaleza en el corazón de Doñana, un ambiente impregnado de olor a flores frescas, frutos, risas, detalles súper tendencia, luces centelleantes como sus sonrisas, música en vivo y lo más importante: un montón de familiares y amigos dispuestos a dar lo mejor para regalarles el día más feliz de sus vidas. 

Os dejo esta selección de fotos de su álbum de boda. Antes de que se me olvide, quiero agradecerles que me hayan elegido como fotógrafo de su boda, fue un placer trabajar con ellos y me encantó su buena disposición y el feeling detrás de las cámaras, lo que facilita sin duda el trabajo en un día de tanto estrés y nervios como es una boda.

Carolina y Pedro trasmiten frescura y espontaneidad, como estas fotografías. Lejos de las poses forzadas, en estas imágenes podéis ver la esencia de los momentos de la boda: los preparativos, las familias, los amigos, la emoción de la ceremonia, el baile, la fiesta… La foto de los dos partiendo de la iglesia en el coche descapotable, sin necesidad de mostrar las caras, deja entrever la felicidad de los recién casados. Las indicaciones en forma de flecha señalando el lugar de la celebración, las iniciales gigantes, las mesas y sillas vacías, a espera de que los invitados llegasen... son elementos que marcan también el comienzo de un gran evento, la celebración de la boda de Carolina y Pedro. 

Después, llegaron ellos, los invitados se giran para contemplarlos y saludarlos, llegan los momentos de confidencias con los amigos, las risas comentando anécdotas de la tarde, las fotos de grupo para el recuerdo, el baile... Fin de un evento e inicio de una nueva vida juntos. 

Las fotos en blanco y negro le dan un toque más romántico, ya que se trata de un día inolvidable para él y para ella. Si os fijáis bien, el ramo de Carolina era precioso, un trabajo de la floristería Las Lilas. Su diadema, sencilla, bucólica y elegante, es de Marucca y los zapatos que eligió son de Pura López. La vistió su amiga diseñadora Rocío Domíguez, fue maquillada por Rocío del Pilar Mesa y el peluquero fue Antonio Abad. Con respecto al novio, eligió un traje del diseñador Roberto Verino.

En la iglesia, el acompañamiento musical corrió a cargo del Coro de Almonte y  la salve fue cantada nada más y nada menos que por Manuel Lombo. Como estos novios se tomaron muy en serio la música, en la cena contaron con Trío de la Luna. Sirvió el cátering la reconocida empresa Leal&Espina.

Espero que tanto vosotros como vuestros amigos y familiares disfrutéis y recordéis este bonito día cada vez que os miréis en las fotos de vuestra boda. Gracias. 

  

  

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Back to top